2.5.05

LA VERGUENZA DE ABU GHRAIB

Un año después de que se conocieran las torturas y abusos infligidos por militares norteamericanos a prisioneros iraquíes en la prisión de Abu Graib, únicamente los soldados directamente implicados irán a la cárcel. El Pentágono ha exonerado a todos los altos mandos militares. Human Right Watch, en cambio, ha pedido que se investige a Donald Rumsfeld, secretario de Defensa, y a George Tenet, ex director de la CIA por su presunta responsabilidad en crímenes de guerra en Afganistán, Iraq y Guantánamo. Para la organización humanitaria, la actuación en Abu Ghraib no responde a un hecho aislado, sino que se trata de una política de trato a los prisioneros adoptada al más alto nivel. A este respecto baste recordar la actitud de Alberto Gonzales , flamante fiscal general (ministro de justicia) norteamericano, sobre la tortura.

No hay comentarios: